Contacto

¡Hola! Tu opinión es muy importante para nosotros. Puedes comunicarte marcando a:

Línea de Atención +52 (55) 5569 1855 con 20 líneas.

Ó si lo prefieres completa el formulario con tus comentarios, dudas y sugerencias.







Cerrar

Los 10 mejores consejos para elegir con qué color pintar

 

¿Quieres elegir un color de pintura con la certeza de que no te arrepentirás de tu elección? Entonces presta atención a los consejos que la exitosa diseñadora de interiores Shaynna Blaze sigue al momento de elegir el mejor color para pintar una habitación.

1. Pensar qué efecto deseas lograr

Al elegir un color de pintura es importante que tengas bien en claro qué efecto deseas que transmita la habitación que pintarás. Si quieres que el estilo de la habitación se perciba relajante y armónico, se aconseja utilizar la técnica del tono sobre tono que consiste en escoger un color base y a partir de él pintar con otros más claros de la misma gama.

 

2. Tener en cuenta el color de los accesorios

Esta suele ser una de las decisiones más complicadas en lo que refiere a cambiar la decoración de cualquier habitación de la casa. Existe una amplia gama de colores pero, ¿cómo escoger el mejor? La clave está en tener en cuenta el color de los accesorios, pisos, azulejos, muebles y ventanas de la habitación y elegir el tono de pintura que tenga relación con éstos.

 

3. Evita colores que opaquen las obras de arte

Si tienes obras de arte y objetos decorativos que quieres lucir, es mejor que las paredes donde estos yacen no estén pintadas en colores rojo o naranja. Para destacar estos objetos los mejores colores son el verde y el blanco pues sirven como una pantalla de fondo.

 

4. No elegir en base a las tendencias

Sabes que las tendencias y estilos de decoración cambian con el paso de los años, pero este no es un problema para pintar. La decisión más inteligente que puedes tomar es pintar con colores que prevalecen a todas las épocas, como los azules, índigos, gamas de grises y blancos, y los colores pasteles.

 

5. Elegir el tono de pintura con tranquilidad

Si no tienes suficiente tiempo para ir a la tienda a mirar con tranquilidad la carta de colores y elegir uno, será mejor que esperes a comprar la pintura. Al momento de elegir un color para pintar la casa siempre debes tener en cuenta que el color nunca quedará igual a como luce en la paleta de pintura, y el color de los accesorios, objetos y muebles de decoración que tienes.

 

6. Pintar sobre una hoja, no sobre la pared

Nunca realices la prueba de pintura en una parte de la pared a pintar ya que luego, aunque pintes encima de la muestra y con igual tono, una vez que la pintura seque se verá como un parche. Es mejor tomar un folio A4 o más grande y pintarlo con el tono elegido. Luego muévalo sobre la pared para observar cómo queda.

 

7. Hacer la prueba de los 5 días

Toma con calma el proceso de elegir los colores para pintar. Primero escoge varios tonos diferentes, pinta con ellos sobre una hoja blanca y pégala en la pared; espera entre dos y cinco días antes de tomar la decisión de pintar con alguno de ellos. Durante los cinco días prueba volver a ver el color en diferentes momentos del día para ver como luce en la mañana, en la tarde y en la noche. Es la mejor forma de ver si es realmente lo que quieres.

8. Usar el blanco para diferenciar

Para hacer que un ambiente destaque sobre el resto, tienes que recurrir al color blanco y combinarlo con otro tono. Algunas combinaciones de colores que lucen muy bien son el blanco y el azul, blanco y rosa, blanco y salmón, blanco y algún color índigo.

 

9. No usar colores brillantes para el dormitorio

El dormitorio es la habitación más personal de un casa, por lo tanto el mejor color para pintar el dormitorio es aquel que les guste tanto a ti como a tu pareja. Sin embargo, lo aconsejable es evitar colores excitantes como el amarillo porque no favorecen el descanso. ¿Cuáles son los colores favorables para un dormitorio?, la gama de los blancos que tienden al azul o verde.

 

10. No volver a pintar si te equivocas de color

Si pintas las paredes de un color y luego te das cuenta de que éste no te gusta, ¡no pintes de otro color! Antes de volver a pintar tienes que probar cambiar la iluminación de la habitación, como por ejemplo remplazar las bombillas de luz frías por unas cálidas, o cambiar los accesorios de decoración de la habitación.